Érase una vez un mundo sin Internet. Realicemos ahora en nuestras mentes un viaje imaginario hacia el pasado. Seguramente coincidas en que era habitual hablar por teléfono para organizar una salida con amigos, íbamos más al cine y escuchábamos CD de música.